martes, 16 de junio de 2015

PISO UN FIRMAMENTO DE ESCOMBROS



Piso un firmamento de escombros
y una extensión de libros deshojados,
páginas sin palabras,
encuadernaciones mudas:
petrificados grumos sin memoria
y pasta en que se confunden los colores.

En esta masa informe,
imposible apartar lo que fue mío,
reconocerme en algo que purgar,
algo que avale
este andar sin motivo
chapoteando en todo el alquitrán desierto.

Pese a todo, sobre este lodazal
parece alguna vez oírse
tráfico que no rueda,
algarabía de niños que no están,
voces en balcones sin nadie
clamores de hordas de un inquieto pasado
contra el hormigón indiferente;

si hay suerte oigo el fantasma
de la voz que acompañaba tus vestidos
y a veces, pocas veces,
la música que amé.


Ilustración: Escombros, de Pedro Weingärtner