viernes, 8 de mayo de 2015

CONFESIONES


Su tatuaje y el mío no se hablan desde anoche. El de ella prometió seguir queriéndolo sobre las arrugas y las manchas de la edad. El mío le confesó que era pintado.