sábado, 9 de mayo de 2015

¿Qué tendrán los escorpio?


Da que pensar que tanta gente coincida en preguntarte si eres Escorpio, incluso en asegurarlo por adivinación o por alguna deducción misteriosa: –“¡Tú eres Escorpio…!”- y como quien te descubre un secreto o te deshace una coartada.
Produce cierta aprensión que tus semejantes, sin tú saberlo, te puedan estar catalogando por el horóscopo, o lo hayan hecho ya sin decírtelo, determinando con ello lo que pueden esperar de ti, incluso el grado de compatibilidad que esperan tener contigo según tu signo y el propio. Produce una vaga desazón de desventaja, ya que uno tiene que forjarse expectativas sobre los demás a base de comunicación y convivencia.
Es como para sentir cierta indefensa desnudez que, sin saber en qué se basan, gestos o palabras, o el simple tono de voz, se produzca invariablemente el fatídico diagnóstico: "Escorpio."
Menos mal que soy Libra.